Cómo todo empezó en la región de Wallacea en 1995

Operation Wallacea (Opwall) empezó en 1995 como un proyecto sin fines lucrativos, respaldado por el Banco HSBC Hong Kong Bank bajo un programa cuyo objetivo radicaba en la preservación de la naturaleza. Este proyecto fue desarrollado y dirigido por Eco Surveys (actualmente, Opwall), apoyado por el Instituto para el Desarrollo de la Región de Wallacea, el Instituto Indonesio de Ciencias y la Dirección General de Silvicultura y Conservación.

 

A estos efectos, se creó un programa de 3 años para recolectar datos científicos terrestres y marinos en Indonesia, más específicamente en la región de Wallacea. Los trabajos terrestres se realizaron en la isla de Buton con el objetivo principal de identificar la avifauna de la zona y elaborar un atlas de las aves de esta región, mientras que los trabajos marinos se realizaron en la isla de Hoga, con el objetivo de catalogar la biodiversidad marina en los alrededores de esta isla y proporcionar esos datos a las autoridades gubernamentales, las cuales estaban tratando en ese momento de instaurar un parque nacional en la zona.

En ese año de 1995, nuestra base de operaciones estaba ubicada en la isla de Hoga, en el Archipiélago de Tukangbesi, y teníamos dos vehículos Land Cruiser, que han sido una donación para realizar actividades científicas terrestres, una casa que funcionaba como base de operaciones y también 12 conjuntos de equipos de buceo para trabajos científicos marinos.

Para la elaboración del atlas de las aves de Buton se dividió la isla en 85 áreas, cada una con 60 km2, de las cuales se recolectaron datos a lo largo de 3 años con el propósito de registrar las especies de aves observadas. En Hoga, la capacidad de las operaciones fue más amplia en la que nuestro equipo abarcaba 16 buceadores y personal local, que todos los días trabajaban en la recolección de datos marinos para la catalogación de especies.

En 1995 los trabajos de campo se desarrollaron de mayo a noviembre, con un total de 12 equipos de investigación compuestos de 4 a 8 voluntarios cada uno, por un período de dos semanas.

En este momento, la recolección de datos científicos forestales estuvo a cargo de Tim Coles, Steve O y Mark Catteral (de “Bird Life International“), mientras que en Hoga contábamos con un biólogo marino a cargo de la gestión científica del proyecto y su operación.

Esta primera fase de tres años fue un gran éxito. Se descubrieron nuevas especies de animales y plantas en la isla de Buton y, como resultado directo de los datos marinos recopilados en Hoga, el gobierno de Indonesia declaró el área alrededor del archipiélago del Archipiélago de Tukangbesi como parque marino nacional y la rebautizó con el nombre de Parque Nacional de Wakatobi.

En este momento, aún no contábamos con la ayuda de alumnos de secundaria o universitarios en el proyecto. Durante los primeros tres años trabajamos únicamente con voluntarios que tenían experiencia e interés en observar e identificar aves, y con buceadores certificados y experimentados, capaces de realizar el trabajo de recopilación de datos necesario para crear una lista de las especies marinas alrededor del Archipiélago de Tukangbesi.

Esta primera fase de tres años fue un gran éxito. Se descubrieron nuevas especies de animales y plantas en la isla de Buton y, como resultado directo de los datos marinos recopilados en Hoga, el gobierno de Indonesia declaró el área alrededor del archipiélago del Archipiélago de Tukangbesi como parque marino nacional y la rebautizó con el nombre de Parque Nacional de Wakatobi.

En 1998, Eco Surveys continuó sus trabajos de investigación, incorporados en un programa que denominaron de Operation Wallacea.

Este programa permitió la realización de un conjunto de expediciones de 17 días a la isla de Hoga y de Buton, cada una con una participación máxima de 20 voluntarios.

El programa fue un éxito y nombrado como el Mejor Proyecto de Conservación en el Sureste Asiático, llevando más de 500 voluntarios de 35 países diferentes.

En 1999, Tim Coles (actual Director General de Opwall) rebautizó Eco Surveys para denominarla de Operation Wallacea, empezando un proceso de expansión de la organización a través de la apertura de nuevos proyectos a nivel mundial y diversificación de la procedencia de los voluntarios, empezando a trabajar con estudiantes universitarios que pretendían una experiencia como asistentes de campo y igualmente con alumnos de secundaria que cada año nos ayudarían a recopilar datos, mientras aprenderían sobre biología y conservación y vivirían la gran aventura de sus vidas.

En la actualidad, Opwall tiene 17 proyectos científicos en 15 países de todo el mundo, lleva en expedición a más de 3.000 alumnos cada año y elaboró 500 publicaciones científicas revisadas por los pares.

Partilhe:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn